Matrimonio sin sexo no es la ausencia de relaciones…

¿Esta viviendo un matrimonio sin sexo?, ¿Hay menos relaciones sexuales de las que cree que deberían ser apropiadas?

Un matrimonio sin sexo es aquel en el que un cónyuge siente que no hay suficiente sexo o en el que no hay sexo en absoluto.

 ADVERTENCIA

Únicamente para las personas que deseen Volver a Enamorar a su Ex, con la Buena Intención de reconstruir una relación feliz y perdurable

Si ese es tu caso, inicia el camino hacia tu felicidad desde ahora...!

Suscribete a nuestro newsletter y recibe un coaching personal por correo con 2 expertos que te enseñaran como enamorar nuevamente a Tu ex y recomenzar desde Cero.

Para explicar lo anterior podríamos decir que si usted quiere sexo tres veces a la semana y su cónyuge todas las noches, usted no esta viviendo un matrimonio sin sexo.

Sin embargo si usted quiere sexo todas las noches y su cónyuge quiere solo tres veces a la semana, entonces usted esta viviendo un matrimonio sin sexo.

Cuando el matrimonio sin sexo se convierte en problema

Cuando su cónyuge desea tener relaciones sexuales una vez al mes o cada tres meses, y con esto cumple su necesidad sexual, en su mente no esta viviendo un matrimonio sin sexo porque estará satisfaciendo su necesidad.

El problema está cuando existe gran diferencia en las necesidades sexuales de la pareja.

Por esta razon, la definición de matrimonio sin sexo no depende de si hay o no hay sexo en la relación, sino en la percepción individual de cada cónyuge.

Por ejemplo, a Pedro no le importa mucho el sexo. Incluso en alguna ocasión le manifestó a Gloria su esposa, que no entendía cuál era el “gran problema acerca del sexo” porque Pedro se sentía bastante feliz y satisfecho con tener relaciones sexuales cada 3 meses.

Por otra parte, Gloria si entendía lo que era ese “gran problema”.

Ella tenía un apetito sexual saludable pero mucho mayor que Pedro. Esto significaba que ella necesitaba tener relaciones sexuales al menos 3 veces a la semana y no cada 3 meses.

En este caso, Gloria no tenía control para satisfacer sus necesidades cuando se trataba de sexo, porque para Pedro las necesidades sexuales ya estaban resueltas. Estaba satisfecho, para él no había ningún problema.

Situaciones como estas son más frecuentes de lo que se piensa. Se estima que uno de cada cinco matrimonios se podrían catalogar como “matrimonio sin sexo”.

Imagíne estar atrapada en el matrimonio de Gloria, en el que el marido le niega el sexo. Esto podría desencadenar sensaciones indeseables como sentirse poco atractiva o no deseada por su cónyuge.

Cómo manejar un matrimonio sin sexo

Si este su caso, no internalize la libido de su cónyuge. No se adapte a su nivel de conveniencia, porque es que no solamente se trata de usted es acerca de ambos.

¿Hay una manera de arreglar un matrimonio sin sexo?

Tal vez si, tal vez no. La solución a este problema depende en gran medida de sus causas.

La identificación de las causas que llevan a la falta de sexo es el primer paso, el segundo, es encontrar las soluciones para esas causas.

Las causas más comunes para un matrimonio sin sexo

No hay tiempo para el sexo

El trabajo, pagar las cuentas, las tareas domésticas y las responsabilidades de crianza pueden hacer que ambos cónyuges bajen la frecuencia de sus relaciones sexuales.

Cuál es la solución para esta causa?

En primer lugar,  darse tiempo para el descanso y la ralajacion. En el matrimonio los cónyuges deben entender que si no hay un vínculo íntimo entre ambos, todo el trabajo duro y los esfuerzos serán para nada.

En la sociedad actual se trabaja muy duro para mantener el estatus de vida. Esto se hace muchas veces en detrimento de la relacion.

Pero debemos entender que ese estilo de vida no tendrá ningún significado si se pierde la relación y se llega al divorcio.

Falta de comunicación

La mayoría parejas no hablan de sexo. Es como si las personas pensaran que el sexo es simplemente una acción mecánica y no un tema digno de discusión.

En una relación saludable, es importante que la pareja hable acerca de lo que le gusta y no le gusta en el acto sexual.

Esto sirve para identificar el nivel de satisfacción de cada uno, además, hablar de sexo también puede conducir a tener más sexo en el matrimonio.

Depresión

La pérdida de deseo sexual puede ser causada por depresión.

Existen muchas razones por la que su cónyuge puede sentirse deprimido, en este caso, lo más importante es que ella o el sepa que usted está ahí para apoyarlo y ayudarle.

Haga todo lo que sea necesario para ayudar a su cónyuge con su depresión, busque ayuda profesional ofrezcale apoyo, pero dejando bien claro que no aceptará de ninguna manera que las cosas se queden así, o ignore su condición.

Abuso Sexual Infantil

En el ejemplo anterior, Pedro había sido abusado sexualmente cuando era niño. Como resultado, Pedro desarrolló una visión sesgada del sexo y la intimidad.

En este caso, hasta que Pedro no trate los traumas generados cuando era niño, él y su esposa seguirán sufriendo.

Si usted se encuentra en una situación similar, es importante reconocer que su cónyuge necesita de su apoyo.

Sin embargo, su cónyuge le debe a usted una vida sexual sana y satisfactoria y si él o ella se niega a reconocer y lidiar con el problema para mejorar su vida sexual, usted tendrá que tomar la decisión: aprender a vivir en un matrimonio sin sexo o el divorcio.

Falta de atracción

Realmente estaría de más escuchar a su cónyuge decir que ya no le encuentra atractiva o atractivo.

Sin embargo, una vez más quiero hacer hincapié en que esto no es algo que usted debe internalizar. El hecho de que su cónyuge no la encuentre atractiva, no significa que usted no lo sea.

En el matrimonio, la química que sentimos por nuestra pareja puede cambiar, eso es absolutamente normal.

Así que no es raro pasar por algunos períodos en los que disminuye el deseo por nuestro cónyuge. En este caso se debe enfrentar el problema y determinar si todavía está presente el amor.

Si hay amor, pero se está pasando por una fase matrimonial en la que esa vieja chispa se ha apagado, la pareja debera trabajar para avivarla.

De esta manera y con amor, juntos podrán traer un poco de romance a su relación para conectarse tanto emocional como físicamente.

Unas palabras de la autora Graciela Hernandez

Querido /a lector /a, le escribo porque quiero que sepa que el divorcio no es fin del mundo. Ahora, déjeme contarle que después de 3 años de separación, he vuelto con mi esposo. Absurdo? No tanto. Soy más feliz que antes y por eso, insisto en que haga todo lo posible por recuperar su matrimonio. Sin embargo, sea cual sea su decisión, lo importante es que esta lectura haya sido útil para que usted encuentre su camino. Abrazos, Graciela

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>