Impotencia sexual en el matrimonio: causa de divorcio?

Impotencia sexual en el matrimonio: cuando en una relación matrimonial el marido sufre impotencia, lo más recomendable es visitar a su médico para determinar qué es lo que está causando su pérdida de erección.

Cómo afrontar la impotencia del esposo en el matrimonio

La impotencia sexual puede ser un signo de otros problemas médicos como enfermedades renales, enfermedades del corazón y diabetes.

 ADVERTENCIA

Únicamente para las personas que deseen Volver a Enamorar a su Ex, con la Buena Intención de reconstruir una relación feliz y perdurable

Si ese es tu caso, inicia el camino hacia tu felicidad desde ahora...!

Suscribete a nuestro newsletter y recibe un coaching personal por correo con 2 expertos que te enseñaran como enamorar nuevamente a Tu ex y recomenzar desde Cero.

La esposa de acercarse a su marido de manera amorosa y hacerle saber que no solamente está preocupada por la falta de sexo en el matrimonio, sino también por la posibilidad de que “este problemita” que ha aparecido recientemente, puede estar enmascarando una condición médica grave.

O en algunos casos también existe la posibilidad de bajos niveles de testosterona para la cual será necesaria una terapia de reemplazo de testosterona.

La esposa puede tener mayor probabilidad de éxito en lograr que el esposo visite al doctor, centrándose en un posible problemas de salud, en lugar de centrarse en su incapacidad para sostener o lograr una erección.

Factores psicológicos de la Impotencia sexual en el matrimonio

La impotencia también puede ser causada por algunos factores psicológicos que estén en juego en el momento.

Si su esposo está tratando con una gran cantidad de estrés, tiene ansiedad, depresión, o tal vez tiene pendiente por resolver algunos problemas de su familia, es algo que podria estar interfiriendo en su capacidad para enfocarse y mantener adecuadamente una erección.

Consecuencias para la esposa

Cualquiera que sea la razón del problema, la impotencia tiende a agravarse y a convertirse en un problema mayor, debido al temor del esposo de no ser capaz de satisfacer a su mujer.

Si el esposo se obsesiona con el tema, una erección fallida puede ser el comienzo de muchas más erecciones perdidas.

Y luego, por supuesto no solo comienza a soicavarse la autoestima del esposo. También la autoestima de la mujer.

Estos son algunos de los sentimientos que una esposa en esta posición puede llegar a experimentar:

  • Rechazo
  • Frustración sexual
  • Ira
  • Vergüenza
  • Duda
  • Sentirse poco atractiva
  • Sensación de abandono

El papel de la esposa cuando hay Impotencia sexual en el matrimonio

Es fácil que la esposa internalice el problema y se culpe por la incapacidad del esposo para desempeñarse normalmente en la cama y comienza a verse menos deseable y atractiva.

Después, puede aparecer resentimiento hacia el, añadiendo otra capa al problema en la relación.

Una manera en que la esposa puede evitar internalizar y asumir la responsabilidad por los problemas de erección de su esposo, es tratar de ver la situación desde su perspectiva.

Por ejemplo, el esposo puede estar pensando ¿por qué no consigo mantener o tener una erección y problema sige asi?.

Si la esposa se coloca en los zapatos de su cónyuge y se hace esta misma pregunta, comprenderá que el problema le causa al esposo emociones negativas y una gran pérdida de autoestima.

Estos son algunos de los sentimientos que puede tener el esposo a causa de la impotencia:

  • Culpa
  • Desesperación
  • Vergüenza
  • Miedo
  • Frustración sexual
  • Ira

Si la esposa mira el problema desde la perspectiva de su cónyuge, comprenderá que el deseo de él y el de ella misma es tener una relación íntima satisfactoria.

Pero que la única diferencia entre ambos es que él no puede funcionar y eso le genera inseguridad sexual y probablemente dudas acerca de su masculinidad.

El esposo no querrá ser visto por su cónyuge como un fracaso, sobre todo en esa área de la relación y tampoco quiere verse a sí mismo como un fracaso.

Si la esposa comprende esto,  será mucho más fácil establecer una comunicación sincera y efectiva para solucionar el problema, y tratarlo desde una perspectiva real de lo que son, una sociedad marital unida por el amor y el placer sexual.

Unas palabras de la autora Graciela Hernandez

Querido /a lector /a, le escribo porque quiero que sepa que el divorcio no es fin del mundo. Ahora, déjeme contarle que después de 3 años de separación, he vuelto con mi esposo. Absurdo? No tanto. Soy más feliz que antes y por eso, insisto en que haga todo lo posible por recuperar su matrimonio. Sin embargo, sea cual sea su decisión, lo importante es que esta lectura haya sido útil para que usted encuentre su camino. Abrazos, Graciela

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>