Tiempo para el sexo en el matrimonio: Denise A. Donnelly, profesora de sociología en la Universidad estatal de Georgia, quien ha estudiado el matrimonio sin sexo dice:

“hay una estrecha relación entre la felicidad de las parejas y el tener relaciones sexuales. Las parejas felices tienen más sexo que aquellas que no lo tienen. En mi estudio en 1993 encontré que las personas en relaciones matrimoniales sin sexo fueron mucho más propensas a pensar en el divorcio que aquellas personas que eran sexualmente activas en su matrimonio.”

No existe un estándar que defina el nivel ideal de sexo en el matrimonio, esto sólo depende de los satisfechos que se encuentran ambos cónyuges con respecto a su vida sexual, y cuando uno u otro es infeliz entonces los problemas matrimoniales aparecen.

Con demasiada frecuencia, la vida cotidiana y las responsabilidades del día a día, se atraviesan en el camino de la intimidad matrimonial.

Las parejas encuentran ocupadas trabajando, pagando las cuentas atendiendo la creencia de los hijos sin prestar atención a su relación íntima y pocos se dan cuenta, que si no priorizan el tiempo para el sexo en el matrimonio podría significar el comienzo del camino hacia el divorcio.

Si el sexo es una actividad que se ha reducido a casi nada en su matrimonio, y no está dentro de sus prioridades, todo el trabajo, los pagos de las cuentas las preocupaciones por la crianza de los hijos no significarán nada si esta desconexión íntima con su cónyuge conduce al divorcio.

Como tener más Tiempo para el sexo en el matrimonio y hacer que el deseo llegue nuevamente.

No permita que las largas horas de trabajo interfieran con la intimidad.

Después de un largo día de trabajo, con largas reuniones, plazos que cumplir y soportar a un jefe autoritario, no es de extrañar que el deseo sexual desaparezca.

¿Cómo entonces voy a conseguir tener sexo si estoy cansado?

Pues con sexo, y esto se debe a que el sexo aumenta los niveles químicos y hormonales que desencadenan el deseo sexual, así que por extraño que parezca, su deseo no aparecerá cuando usted se encuentre descansado y sin el estrés del trabajo, existen muchas más probabilidades de que ésta aparezca cuando usted propicia fisiológicamente los mecanismos de la libido mediante el sexo.

Así que la manera más efectiva para despertar el deseo sexual es tener sexo, por lo tanto, si se hace sin importar lo cansado que pueda estar, lo más probable es que esto genere mucho más deseo sexual del que tenía antes.

Si no puede ser espontáneo programe

En la sexualidad, la espontaneidad es uno de los factores más excitantes; sin embargo, la realidad es que en nuestra vida diaria es un factor que se ha perdido por lo menos en en los matrimonios que trabajan a tiempo completo.

Sin embargo, ser espontáneo es importante pero no imprescindible.

Por lo tanto, así como usted determina dentro de su programación diaria un tiempo para las actividades con sus hijos, pagar las cuentas, y otras cosas, quizá sea el momento de programar tiempo para el sexo en el matrimonio.

Porque no programar un tiempo determinado para una actividad que es tan buena y placentera para usted?

No espere a estar de buen humor para disfrutar del sexo con su cónyuge.

Un error muy frecuente que cometen las parejas, es que esperan estar en una sincronía perfecta o estar de humor para tener sexo o ceder a las pretensiones de sexuales del otro.

Esto es una mala actitud, ¿no se supone que los esposos y esposas están juntos para gozar del placer que se dan unos a otros a través del acto sexual?.

Esto no quiere decir que se tenga que hacer sexo cada vez uno de los cónyuges lo requiera, pero tampoco, se puede esperar a tener relaciones sexuales cada vez que el otro cónyuge este de “buen humor para el sexo”.

Como todo en la vida es bueno tener un equilibrio, y se debe tener en cuenta, que muchas veces a pesar de no estar “de humor para aquello” las cosas mejoran cuando comienza el juego, lo importante aquí, es saber que la intimidad sexual es la base fundamental del matrimonio, y la ausencia del sexo es el comienzo del fin.

Si ama a su cónyuge no hay nada más placentero que complacerle sexualmente.

Todo puede cambiar si en lugar de ver el sexo como una oportunidad para tener un orgasmo, se ve como una oportunidad para disfrutar de la pasión en el rostro de su cónyuge.

Piense en el sexo como una oportunidad para dar lo mejor de sí mismo a la persona que ama, su estado de ánimo no debe ser más importante que la conexión íntima que viene con las relaciones sexuales.

Fuentes:

Denise A. Donnelly Blog

Escribe un comentario...

Comenta...!

Notificarme
wpDiscuz
Share This